gato
Este gesto con el que llamaba la prosperidad, ahora solo me sirve para sostenerme. Aguantar lo inaguantable. Una terquedad estúpida que no se puede manejar. Sigo insistiendo en este ridículo movimiento que llama más al cansancio que a la plata.