gato
Caminé mucho por el abismo intentando no mirar hacia abajo, pero ahora pienso que hace rato debí haber mirado. Ahora estoy muy cansado de no sentir el suelo bajo mis patas. Pero ya es muy tarde, mi cuello está rígido y no gira hacia ningún lado. Creo que accidentalmente he aplazado esta catástrofe para siempre